Compartir

Hay días que pueden resultar abrumadores si no se tiene una organización previa. Para que esto no ocurra muchas veces recurrimos a la utilización de agendas que nos faciliten la organización de él, tareas pendientes y compromisos que cumplir. Existen múltiples opciones en forma, diseño y contenido… pero, ¿Cómo podemos saber cuál es la ideal?

Debemos considerar varios aspectos a la hora de seleccionar la agenda perfecta:
En primer lugar, debemos plantearnos qué contenido va a llenar sus hojas ¿Necesito que se puedan intercambiar las hojas? O por el contrario ¿Quiero que se sean fijas y puede tener espiral la estructura?

Segundo, el diseño exterior. Es ideal que la agenda refleje en cierta forma nuestra personalidad o esté relacionado al tema que va a contener en sus páginas, así podremos lograr mayor conexión e inspiración al momento de escribir en ella.

En tercer lugar tenemos la visualización de sus páginas. El formato puede variar según tu manera de trabajar. Puede ser con vista semanal, perfecta para chequear con una solo ojeada el contenido. Dividida en dos días por página (cuatro por hoja), por si somos más de dividir la semana en dos partes. Con vista diaria, si nos gusta escribir mucho y detallar sobre los diferentes aspectos del día, esta es ideal.

Por último, pero nos menos importante, el diseño de las hojas ¿Son estas totalmente blancas? Eso significaría mayor espacio para nosotros de escritura, o por el contrario ¿Posen diseños? Esto equivale a mayor atractivo visual y mayor creatividad.

Como aspecto adicional, si somos en especial intensos con la organización, podemos anterior considerar de suma importancia contar con la herramienta de la carpeta/pestañas, para guardar papeles externos dentro de la agenda.

Elegir la agenda perfecta requiere cierto análisis de estos aspectos, por ello debes tener múltiples opciones a la hora de elegir, menos mal tenemos las papelerías a nuestra disposición.